Historia

Allá por la década de 1880, en Dinamarca y Suecia los productores lácteos formaron pequeñas cooperativas con la idea de invertir en instalaciones comunes de producción láctea. De esta forma consiguieron un uso eficiente de la leche y productos de mejor calidad. Los ingresos se dividieron de forma equitativa entre los ganaderos y juntos se labraron un buen futuro para ellos y para la siguiente generación.

Con el paso de los años, la idea de la cooperativa demostró ser muy atractiva. Las pequeñas cooperativas ganaderas se unieron para hacerse más fuertes y crecieron, de locales a regionales primero y después a nacionales. En el año 2000, la cooperativa láctea más importante de Dinamarca se fusionó con su equivalente sueca y entonces nació Arla Foods, la primera cooperativa láctea internacional.

La idea de la cooperativa también prosperó en otros países y a raíz de fusiones más recientes se han unido a Arla Foods cooperativas del Reino Unido, Países Bajos, Alemania, Bélgica y Luxemburgo. Y seguiremos creciendo para ser cada vez más fuertes...

Siga leyendo los hitos en la historia de Arla (en inglés)